SEGLARES CLARETIANOS  

Teología y Carisma

 

 Jesús nos ha elegido, como eligió a los doce, para ser sus testigos aquí y ahora, en nuestra propia realidad.

Nos envía, como envió a los doce, “de dos en dos”, es decir, juntos, en comunidad,

nos envía en medio de un mundo que necesita de nuestra fraternidad, de nuestro fermento de amor,

de nuestra luz, de nuestra capacidad de entrega, de nuestra lucha por un mundo más justo…

 

 

San Antonio Mª Claret fue un don para la Iglesia, principalmente en cuanto evangelizador, profeta, misionero apostólico…

Por su predicación y por sus escritos, despertó en los seglares la conciencia y la capacidad apostólica que les da el bautismo.

Podían y debían ser apóstoles en su propio ambiente.

A los seglares corresponde, por propia vocación, tratar de construir el Reino de Dios

gestionando los asuntos temporales y viviéndolos según el Evangelio.

Vivimos ocupados en los deberes del mundo, en las condiciones ordinarias de la vida familiar, laboral y social.

Allí estamos llamados por Dios, para que, desempeñando nuestra propia profesión, guiados por el Espíritu Evangélico,

contribuyamos a la transformación del mundo a modo de fermento.

El seglar claretiano es aquel que ha recibido un don del Espíritu en comunión con San Antonio Mª Claret.

Debe por tanto vivir y desarrollar el don de ser evangelizador con su vida y espíritu apostólico,

a la manera de Claret y en comunión con Él.

 

 

¿Qué es el Movimiento de Seglares Claretianos?

El Movimiento de Seglares Claretianos quiere ser comunidad al servicio apostólico de la Palabra

y para ello tiene que vivir en sus comunidades una vida verdaderamente apostólica.

Para ser evangelizadores, primero debemos hacernos discípulos, escuchar la Palabra,

vivirla en el corazón, convertirnos al Evangelio.

Los Seglares Claretianos somos un movimiento eclesial, nacido de un carisma que es patrimonio de la Iglesia,

y de una misión que forma parte de la misión de la Iglesia y “que se realiza en el interior de la misión eclesial” (Ideario n. 22).

El Movimiento de Seglares Claretianos es un grupo de valores, no existe para satisfacer necesidades

o intereses personales por buenos que sean, sino para interiorizar,

vivir personalmente y realizar en el mundo los valores del Reino.

 

                                     ¿Qué implica ser Movimiento de Seglares Claretianos?                                       

Por el carisma claretiano que cualifica todo nuestro ser, el Espíritu Santo nos capacita

y nos destina a un servicio especial en la Iglesia.

El Seglar Claretiano debe evangelizar “mediante la palabra en todas sus formas,

el testimonio y la acción transformadora” (Id. n.5)

Los Seglares Claretianos somos, ante todo, evangelizadores y nuestros grupos crecen en la medida

en que asumen y realizan compromisos de evangelización en la línea de su carisma (Id. nn.5,11,12b,25,26,27),

y hacen suyas las opciones o actitudes que debe tener todo evangelizador claretiano,

sobre todo la opción por “ la inserción plena en el mundo” y por “la evangelización misionera

que nos mantiene siempre atentos y disponibles para lo que se revele como más urgente

y necesario en nuestro servicio a la causa del Reino de Dios” (Id. n.33)

Los Seglares Claretianos seguimos los pasos iniciados por San Antonio Mª Claret,

somos cristianos que tratamos de hacer nuestra la misión de Jesús en el mundo,

vivimos las exigencias del Reino y prestamos en la Iglesia un servicio de evangelización

según el carisma y el espíritu de S. Antonio Mª Claret, siempre dentro de nuestra identidad seglar (Id.n.1).

 

REGRESAR